Bolivia Nacionalizacion Gas Hidrocarburos YPFB

Bolivia Nacionalizacion Gas Hidrocarburos YPFB Tarija Industrializacion Chaco

Guerras del siglo XX se han alimentado del petroleo

Publicado por tarijaindustrial en noviembre 7, 2007

Las guerras del siglo XX y principios del XXI se han alimentado del petróleo y en la mayoría de los casos el petróleo ha sido la causa del conflicto.

 

AFRICA

 

En Angola, uno de los principales productores de petróleo de África, el control de los recursos hicrocarburíferos han estado siempre en manos del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), hoy en el poder. La perpetuación de la guerra civil en este país, ha estado muy relacionada con la necesidad de controlar el petróleo, para ello los Estados Unidos financian a las guerrillas de las UNITAS, quienes controlan las minas de diamantes y son enemigos del MPLA. Los principales objetivos militares de UNITAS han sido las áreas productoras de petróleo (que significan el 90% del presupuesto del gobierno). Al momento, todas las empresas petroleras importantes en el mundo tienen inversiones en Angola.

 

La guerra de liberación de Argelia, una de las más sangrientas del África, y que duró casi una década, tenía como causa subyacente, los ricos yacimientos petroleros argelinos, que hasta 1968, en que fueron nacionalizadas, fueron explotados por empresas petroleras francesas.

 

La actual guerra civil en Sudán está también manchada de petróleo. En septiembre de 1999, Sudán se convirtió en el nuevo exportador de petróleo en el África.

 

Otros conflictos en África relacionados con petróleo incluyen la guerra reciente en el Cuerno de África, los fuertes conflictos en Nigeria, que la declararon en estado de emergencia y la disputa sobre las islas Bioko en Guinea Ecuatorial.

 

AMERICA LATINA

 

Han habido por lo menos dos guerras que, en la década de los 40, estuvieron relacionadas con el petróleo: la guerra del Chaco, donde Paraguay perdió una porción del país con importantes yacimientos petroleros, y la guerra Ecuador -Perú.

 

En los 80, la guerra civil que azotó a Guatemala, se centró en el Ixcan, zona en donde al momento se exploran reservas petroleras, luego de que la población indígena fuera obligada a desplazarse.

 

El caso más reciente es el del Plan Colombia, que tiene, entre otros objetivos controlar la producción petrolera en ese país. El Plan Colombia se ha centrado en la región del Putumayo, donde si bien la producción petrolera no es muy importante, las nuevas licitaciones nos insinúan que las reservas podrían ser mayores que las conocidas. Dentro del Plan Colombia hay un importante fondo para protección del oleoducto de ccidental en Caño limón.

 

El problema en Colombia es el continuo sabotaje que sufre la infraestructura petrolera por parte de los ejércitos irregulares existentes en ese país, lo que significa, para la industria petrolera, importantes pérdidas económicas.

 

 

El conflicto de Chiapas, en México no deja de tener un hilo directo con la voracidad de los EEUU para que se perforen los pozos petroleros de esa región , que parecen ser de una gran riqueza.

 

ASIA

 

La situación no es distinta. Mientras Estados Unidos lideraba una guerra contra el pueblo de Vietnam, la empresa Mobil hacía prospección off-shore en lo que ellos llamaban “Vietnam del Sur”. En las década de los 90, Mobil ganó una licencia de exploración de los mismos campos en los que estuviera tres décadas antes Blue Dragon (a 280 Km del Delta del Mekong), pero lo abandonó por no encontrar reservas comerciales.

 

La ocupación colonialista de Indonesia en Timor Oriental, apoyada por Estados Unidos y Australia, fue en parte debido a la presencia de importantes reservas hidrocarburíferas en el Mar de Timor, así como la disputa sobre la Islas Spratley, unos islotes con reservas petroleras sobre las que reclaman derechos China, Vietnam, las Filipinas, Indonesia, Malasia y Brunei.

 

EL CASPIO Y EUROPA CENTRAL

 

El nuevo conflicto en Asia Central (Afganistán) está relacionado con control del transporte de los abundantes recursos petroleros de la región, tanto del Caspio como del Golfo Pérsico.

 

El cruce de oleoductos por Afganistán para sacar los hidrocarburos de Asia Central a los mercados occidentales, significa una alternativa más barata con respecto a otras rutas, pero el problema ha sido la presencia del Talibán, que aunque subió al poder apoyado por la CIA cuando lideró una guerra, en contra del Gobierno pro-soviético, hoy son enemigos.

 

Se cree que Afganistán podría tener reservas importantes. En su época la URSS calculó que ese país podría tener reservas de gas natural de alrededor de 5 trillones de pies cúbicos.

 

La importancia de la zona reside en que EE UU considera que el crudo del Caspio puede balancear el liderazgo que tienen los países de la OPEP en la fijación de los precios del crudo. Este papel jugó antes el Mar del Norte, pero sus reservas son muy inferiores a las del Caspio, y EE UU considera que es más fácil controlar la producción en el Caspio, por la debilidad institucional de estos países.

 

En Grozny, Chechenia, también se ha sostenido otra guerra. La importancia que tiene para EE UU y Europa romper la hegemonía rusa en el transporte de crudo en la zona del Caspio, por lo que el control sobre Chehenia es vital. Aunque las reservas no son tan importantes, esta zona es crucial para el paso del oleoducto que trae crudo del Mar Caspio. El paso del oleoducto por territorio ruso permite a este país mantener el control sobre el transporte de energía, sobre sus precios y lo que utiliza como mecanismo de control político sobre los países vecinos

 

En la ex-Yugoslavia igualmente los conflictos tienen que ver con el control del transporte de crudo desde los yacimientos en el Medio Oriente y el Caspio hasta el mediterráneo.

 

Azerbaiján, Kazajstán, Turkmenistán y Uzbekistán juntas tienen 115 mil millones de barriles de reservas probadas de crudo y 11 trillones de m3 de gas. Hasta ahora, Rusia ha mantenido la hegemonía en el transporte de crudo en la región, la misma que quiere ser arrebatada por Estados Unidos.

 

Un oleoducto que salga desde Turkmenistán, atraviese por Afganistan y salga por Pakistan, sería la vía más corta. UNOCAL estuvo negociando esta ruta con los Taliban, hasta la ruptura del gobierno de los Estados Unidos con ellos. Ahora, después de la guerra, se han reiniciado estas negociaciones, esta vez con fondos comprometidos por el Banco Mundial.

 

La nueva guerra en Irak, sostenida bajo en argumento de unas armas de destrucción masiva que nunca se encontraron, tuvo como objetivo el control y producción de los 112 millones de reservas petroleras de ese país. Aun no se han contabilizado las muertes y los costos de la guerra.

 

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: